elika Estás en: Sectores Productivos /  Industria Alimentaria  /  Otros elika

Otros

CONTROL DEL NÍQUEL EN ALIMENTOS 18/07/16

Autor: UE

Se ha publicado la Recomendación (UE) 2016/1111 de la Comisión sobre el control del níquel en los alimentos, y en la que se destaca que:

- Los Estados miembros deben proceder al control de la presencia de níquel en los alimentos durante 2016, 2017 y 2018. El control debe centrarse, entre otros, en:

  • cereales y productos a base de cereales
  • preparados para lactantes y preparados de continuación elaborados a base de cereales
  • alimentos para usos médicos especiales destinados específicamente a lactantes y niños de corta edad
  • complementos alimenticios
  • verduras, frutas y hortalizas
  • leche y los productos lácteos
  • bebidas
  • azúcar y los artículos de confitería
  • moluscos bivalvos

- Los procedimientos de muestreo deben garantizar que las muestras sean representativas del lote objeto de muestreo.

- Las muestras deben ser analizadas tal como se comercializan. El análisis del níquel total debe realizarse preferentemente utilizando un método de análisis basado en la espectrometría de absorción atómica (AAS) de llama o en la espectrometría de absorción atómica (AAS) en horno de grafito, en la espectrometría de emisión óptica con plasma acoplado inductivamente (ICP-OES) o en la espectrometría de masas (ICP-MS).

- Los Estados miembros y los explotadores de empresas alimentarias y otras partes interesadas deben presentar a la EFSA, para su compilación en una base de datos, los datos del control expresados en relación con el peso total, junto con la información y en el formato electrónico de presentación establecidos por la EFSA, a más tardar el 1 de octubre de 2016, 2017 y 2018.

NUEVA PRÁCTICA ENOLÓGICA AUTORIZADA EN LA UE 24/05/16

Autor: UE

Se ha publicado el Reglamento delegado (UE) 2016/765 de la Comisión, por el que se modifica el Reglamento (CE) 606/2009, el cual establecía las prácticas enológicas autorizadas en la UE.

La Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) ha aprobado tres nuevas prácticas enológicas:

  • el uso de activadores de fermentación maloláctica
  • el tratamiento del vino con glutatión
  • el tratamiento de los mostos con glutatión

Mediante este Reglamento se autoriza la utilización de activadores de fermentación maloláctica como nueva práctica enológica en la Unión Europea, en las condiciones de utilización definidas en el Reglamento.

Asimismo, hasta que no se incluya el glutatión como aditivo en la lista de aditivos alimentarios autorizados para su utilización en los alimentos, las prácticas con glutatión no se pueden autorizar como nuevas prácticas enológicas en la UE.

SULFITOS: NECESARIOS MÁS DATOS PARA CONFIRMAR PLENAMENTE LA SEGURIDAD 20/04/16

Autor: CE

El nivel de seguridad actual de los siete sulfitos utilizados como aditivos en el vino y otros alimentos, es suficiente protección para los consumidores, pero la EFSA volverá a examinar esta conclusión cuando se reciban los datos de nuevos estudios.

Los siete aditivos alimentarios (dióxido de azufre y seis sulfitos) se tienen en cuenta juntos dado que se comportan de manera similar después de la ingestión. Se producen de forma natural en la elaboración del vino y también se añaden a muchos vinos para detener la fermentación y actuar como conservantes. El contenido de sulfito en vinos blancos y dulces es generalmente mayor que en rosado, tinto y vinos secos.

También se utilizan en los zumos de sidra, de frutas y hortalizas (por ejemplo, para detener que el zumo de uva se convierta en vinagre), y en frutos secos y verduras, especialmente rábano y productos a base de patata.

Los datos científicos sobre los sulfitos y lo que les sucede dentro del cuerpo son limitadas. Cuando se consume en alimentos que pueden desencadenar reacciones de intolerancia y algunos consumidores pueden ser sensibles a los sulfitos en los alimentos.

La ingesta diaria aceptable existente (IDA) de 0,7 miligramos por kilogramo de peso corporal cubre los siete sulfitos combinados. Las estimaciones de la exposición alimentaria a estas siete sustancias en consumidores de casi todas las edades, suelen estar a veces por encima de esta cifra, en particular para los grandes consumidores.

El Panel de expertos de la EFSA sobre Aditivos Alimentarios recomienda que la IDA debe ser re-evaluada dentro de los cinco años, después de que nuevos estudios se lleven a cabo para conseguir los datos que faltan. El Panel también sugiere que el etiquetado debe describir el nivel real de dióxido de sulfitos/azufre en productos individuales para ayudar a los consumidores sensibles/intolerantes a regular su ingesta. Actualmente, la legislación de la UE exige que las etiquetas de los alimentos deben indicar "contiene sulfitos" cuando se superan los 10 miligramos por kilogramo o por litro, sin especificar la cantidad.

La UE ha solicitado a la EFSA volver a evaluar en 2020 la seguridad de todos los aditivos alimentarios autorizados antes de enero de 2009. Mientras que la EFSA ha completado la re-evaluación de casi todos los colorantes alimentarios y espera completar la evaluación de otros aditivos alimentarios programados para su revisión en 2016, más de 100 aditivos alimentarios se mantienen en cola.

 

Opinión científica sobre la re-evaluación de dióxido de azufre (E 220), sulfito de sodio (E 221), bisulfito de sodio (E 222), metabisulfito de sodio (E223), metabisulfito de potasio (E224), sulfito de calcio (E 226), bisulfito de calcio (e 227) y el bisulfito de potasio (e 228) como aditivos alimentarios

Página 1 de 40   Siguiente >>
ELIKA . Granja Modelo, s/n . 01192 . Arkaute (Álava) . Teléfono: 945 122 170 . Fax: 945 122 171 . berri@elika.eus
Sindicación de contenidos
Este sitio WEB no dispone publicidad de terceros ni recibe ningún tipo de financiación proveniente de publicidad.
Diseño web Vitoria

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.

Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.